Emprender en tiempos de Covid-19, reto de dulcería “María Bonita”

En el Centro Histórico, una familia se dio a la tarea de cumplir sus sueños sin verse detenidos por la pandemia del coronavirus. La dulcería “María Bonita” es un sueño que aún con un retraso en su apertura, hoy lucha para ser bien recibida por los visitantes de la zona.

En voz de Paola Sandre quien apoya a su madre en este negocio, las complicaciones más grandes con las que se encontraron para poder abrir su dulceria fueron desde la parte económica hasta la renta de un local, trámites legales y regulaciones sanitarias para poder trabajar sin problemas en la reapertura económica local.

“Buscar un local cerca del centro, se dio la oportunidad de rentar este local, posteriormente el comprar todo lo relacionado a vitrinas, dulces, permisos, contador, traer las cosas, empezar a llenar, dar a conocer el local por medio de publicidad y lonas”, informó, además de sumar la tardanza en permisos, pues encontraron cerrados los puntos de trámite, sin en cambio, no quitaron el dedo del renglón hasta conseguir todos los documentos necesarios para su funcionamiento.

Aunque la idea inicial era abrir este establecimiento el primero de agosto, no fue hasta el cinco del mismo mes hasta que pudieron llevar a cabo su inauguración por todos los inconvenientes. 

Es de resaltar que “María Bonita” ha iniciado en este rubro con las medidas sanitarias necesarias para poder atender a sus nuevos clientes con toda seguridad. 

“Generalmente fue otro gasto porque Protección Civil tienen que venir a ver para que puedas abrir, entre otras cosas, pero siento que está muy bien que lo antepongas desde un principio porque ya la gente sabe que es un establecimiento que tiene todas las medidas de seguridad, que contamos con todos los lineamientos posibles para que puedan venir con toda la seguridad de que está todo limpio”, contó la joven.

Así como Paola, su madre acepta que es un tanto incierto su futuro pues ha sido todo un reto, por momentos pensaron en desistir pero, sin embargo hoy por hoy todas sus esperanzas y ahorros están puestos en este negocio. 

“Es difícil, porque es una oportunidad que realmente estamos aprovechando en todos los sentidos y me gusta mucho porque a pesar de la situación estamos saliendo adelante”, refirió.

En el local ubicado sobre la 16 de Septiembre entre 7 y 9 Poniente del Centro Histórico, Paola Sandre y su madre intentando salir adelante y cumplir sus sueños, esto es parte de los contrastes que ha traído consigo la pandemia por Covid-19 y la nueva normalidad en Puebla.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*